Ese smartphone siempre en la mano, esa necesidad de contestar de manera inminente al WhatsApp o leer las notificaciones. Que la tecnología nos une, es un hecho. Pero que nos separa, también. Vivimos rodeados de alertas y mensajes. Para un poco, piensa. Hay cosas que pueden esperar.