El COVID-19 evidencia la brecha digital en las personas mayores